¿Qué artículos se pueden enviar durante la pandemia?

¿Solo está permitido enviar productos de primera necesidad?

Desde que el decreto de alarma por la crisis del coronavirus se instauró en España, la mayoría de los comercios permanecen cerrados. Ha habido varios momentos desde el 14 de marzo, fecha en la que comenzó el confinamiento, marcados por la apertura o cierre de diversos tipos de negocios.

Pero en líneas generales, mientras dure el estado de contención en el que nos encontramos, solo podrán permanecer abiertos aquellos establecimientos físicos que vendan artículos de primera necesidad, como los dedicados a la alimentación, las farmacias o los kioscos, entre otros.

Con el tiempo que ya ha pasado, estas medidas para la contención del coronavirus parecen ya muy claras y conocidas por todos, pero ¿qué pasa con el comercio online?, ¿cuáles son los productos que se pueden enviar en el estado de alarma?, ¿sabes si solo están permitidos los de primera necesidad y cuáles son?

Estas dudas no están del todo claras aún, y son muchos los compradores que no tienen claro qué pueden hacer y qué está prohibido. Por ello, queremos explicarte al detalle las restricciones actuales en materia de envíos y recepción de paquetes, así como las normativas impuestas desde las empresas de logística y mensajería.

Toma nota de estos datos y sabrás qué mercancías pueden transitar tanto a destinos nacionales como internacionales.

¿Qué podemos enviar y recibir mientras dure el estado de alarma?

Lo primero que debes saber es que para el Gobierno español, el transporte de mercancías se considera una actividad esencial. Por lo tanto, de momento no se ha aplicado ninguna restricción al envío y entrega de pedidos, y por ello, si haces tus trámites desde Packlink, te aseguramos que los transportistas siguen ofreciendo los servicios habituales, tanto dentro de España como fuera de nuestras fronteras.

Ahora bien, ¿qué pasa con el tipo de artículos?, ¿se puede enviar cualquiera o solo los considerados como productos de primera necesidad? Estas preguntas tienen una sencilla y rápida respuesta: se puede enviar cualquier producto.

De hecho, además de los artículos de alimentación, farmacias, limpieza o cuidado personal (considerados como esenciales), es posible comprar online cualquier otro producto, y su envío está garantizado.

Esto se debe, en gran parte, a que es muy difícil trazar un límite entre lo que es necesario o no. Por ejemplo, quizás para una persona un paquete de folios es algo prescindible, pero ¿lo es también para el que teletrabaja desde casa?, ¿o para los millones de alumnos que hace todos los días sus deberes? (porque sí, la tecnología nos ayuda mucho y el ordenador es nuestro aliado en el día a día, pero los folios y los bolis los seguimos utilizando).

Este es solo un ejemplo, pero hay muchísimos más que son muy útiles para explicar que lo que para unos es algo intrascendental, para otros es una necesidad: tinta para la impresora, una bicicleta estática o una cinta de correr, una crema hidratante porque su piel es extremadamente seca y sufre, un afinador para guitarra (esa que tenías abandonada pero que el confinamiento ha rescatado)… así hasta un largo etcétera.

Esto por un lado. Por el otro, nos encontramos con las restricciones propias de cada tienda que sigue con las puertas abiertas en internet. Y es el que el coronavirus ha modificado el consumo online de manera muy variopinta.

Actualmente, la mayoría de las empresas siguen ofreciendo sus artículos a través de sus webs, y es más, muchas tiendas que no disponían de venta online, han comenzado a hacerlo para asegurarse unos ingresos con las entregas a domicilio.

De hecho, en España, desde los centros comerciales hasta los grandes marketplaces, pasando por pequeños negocios de barrio, envían sus productos sin ninguna restricción. Eso sí, en muchos casos imponen una serie de advertencias.

Por ejemplo, desde Amazon avisan de que la prioridad es atender primero a los clientes con “necesidades más urgentes”, y por ello entregan antes determinados artículos básicos para la salud, el cuidado personal y del hogar, por ejemplo.

Es decir, si pedimos un producto que no es considerado como de primera necesidad, el envío está asegurado independientemente del artículo del que se trate, pero se retrasará algo más.

Y, si lo que quieres es enviar un paquete, te recomendamos que consultes en nuestro buscador de envíos y servicios. Solo tienes que incluir origen, destino, peso y medidas del paquete, y en unos segundos verás todas las alternativas disponibles, que varían dependiendo de cada empresa de mensajería.

Cada una de ellas se rige por sus propias normas ante el COVID-19. Por ejemplo, Correos presta servicios postales, pero con reducción horaria. Así, mientras dure el estado de alarma, sus oficinas están abiertas de 9:30 a 12:30 horas, con el personal mínimo imprescindible. Las operaciones que se llevan a cabo son las consideradas como actividades de necesidad: envío de dinero mediante giros postales y paquetes entre particulares de hasta 20 Kg (ambos servicios están enmarcados dentro del Servicio Postal Universal, y en el caso del segundo, no se indica qué artículos se pueden enviar y cuáles no).

En lo que todas las empresas de transporte coinciden es en las medidas para evitar los contagios, basadas fundamentalmente en el contacto cero a la hora de entregar los paquetes, con el objetivo de cuidar a clientes y transportistas.

Ahora ya sabes algo más sobre la normativa actual de los envíos permitidos durante el estado de alarma, pero si tienes cualquier pregunta, no dudes en contactar con nosotros para consultarnos. Y recuerda: #yomequedoencasa.

¿Solo está permitido enviar productos de primera necesidad?Desde que el decreto de alarma por la crisis del coronavirus se instauró en España, la mayoría de los comercios permanecen cerrados. Ha habidLeer más