Cómo enviar ropa y lograr llegue en buenas condiciones

Enviar ropa de manera sencilla por correo

El envío de ropa por correo es una práctica habitual que realizan muchas personas, pero que muchas veces no se hace de la forma adecuada por lo que las prendas llegan a su destino en malas condiciones de presentación, arrugadas, o incluso estropeadas.

Para enviar ropa por correo es necesario envolverla de forma adecuada y protegerla utilizando elementos protectores que impidan que golpes, caídas e impactos puedan dañarla durante el trayecto.

Aunque parece un proceso fácil y sencillo, enviar ropa para su envío por correo requiere de cierta habilidad y del uso de material de embalaje adecuado.

Cómo envolver ropa para enviar por correo

Para envolver ropa de forma correcta para su envío por correo hay que seguir los siguientes pasos:

1. PREPARAR LA ROPA ANTES DEL ENVÍO

El primer paso antes de enviar la ropa por correo es prepararla de forma adecuada con el objetivo de que llegue al destino en perfecto estado.

  • » Aunque es algo obvio, es importante lavar y secar la ropa antes de enviarla si se trata de ropa usada (por cuestiones de higiene y salubridad).
  • » Es recomendable planchar la ropa para quitar cualquier arruga y que ocupe el menor espacio posible en el paquete.
  • » Doblar la ropa de forma apropiada es clave para poder embalarla de forma más compacta. Si se envían varias prendas, por ejemplo, camisas, al estar bien dobladas se pueden apilar de forma más sencilla para formar un paquete homogéneo.
  • » Es importante proteger todos los elementos delicados que pueda contener la ropa como cremalleras, botones o adornos. La protección se puede realizar colocando sobre ellos un trozo de plástico de burbujas y cinta de embalar, para garantizar que no sufran daños durante el recorrido.

2. UTILIZAR BOLSAS PARA ENVIAR ROPA POR CORREO

Una vez esté la ropa en perfectas condiciones para ser embalada lo más interesante es introducirla en bolsas especiales para enviar ropa por correo. Estas bolsas protegen la ropa de agentes externos (como el polvo, por ejemplo) y ayudan a preparar un mejor embalaje.

3. UTILIZAR UNA CAJA DE CARTÓN

La mejor forma de proteger la ropa para enviarla por mensajería o correo es introduciéndose en una caja de cartón. Si te fijas en las tiendas de ropa cuando reciben nueva mercancía, los pedidos siempre vienen dentro de cajas de cartón. Esto es así porque son elementos que otorgan gran protección, facilitan el proceso de transporte y apilado, y permiten hacer paquetes con más prendas.

Tras elegir una caja de cartón que se adapte al tamaño de la prenda o prendas a enviar, es importante rellenar el espacio que quede vacío con elementos protectores que tengan poco peso. Papel de periódico o plástico de burbujas son dos materiales ideales para hacer esta función de relleno.

4. EMBALAR BIEN EL PAQUETE

Una vez la ropa esté dentro de la caja y bien preparada es necesario sellar bien para impedir que se abra en el proceso de transporte y almacenamiento. Para ello, lo mejor es utilizar cinta de embalar sellando las aperturas y zonas más débiles de la caja.

5. ETIQUETAR EL PAQUETE

Con el paquete de ropa para el envío ya preparado y sellado, es importante realizar un buen etiquetado externo del paquete, incluyendo de forma clara y concisa la dirección de entrega. La mayor parte de los problemas de extravíos y retrasos en las entregas se deben a errores en la dirección, por lo que incluir en el exterior una etiqueta con los datos correctos facilita el trabajo de los empleados de la mensajería o correos, evitando este tipo de fallos.

6. SELECCIONAR UNA MENSAJERÍA CON SERVICIO DE SEGUIMIENTO

Para enviar ropa por correo, una buena opción es seleccionar una empresa de transportes y mensajería profesional que tenga experiencia en el reparto de este tipo de envíos.

Las mejores empresas de mensajería proporcionarán un código de seguimiento que sirve para consultar en qué lugar se encuentra el envío durante el proceso de transporte.

7. CONTRATAR UN SEGURO

Cuando se envía ropa por correo, dependiendo de la cantidad y calidad de la misma, el valor del paquete puede ser ciertamente elevado. En estos casos, la solución ideal es contratar un seguro que cubra los daños y la posible pérdida del paquete durante el proceso de transporte.

Este tipo de seguros no suele tener un coste elevado y merece la pena cuando se envía ropa por correo con un alto valor económico.

8. APOSTAR POR UN SERVICIO DE ENTREGA RÁPIDA

En algunos casos, es interesante contratar un servicio de courier express o de entrega en 24/48 horas cuando se envía ropa, sobre todo si es de gran calidad o se trata de ropa vintage. Con este tipo de servicios se reduce de forma considerable el tiempo que permanece la ropa en tránsito y almacenaje, reduciendo las posibilidades de que se produzca un incidente que pueda dañarlas.

Consejos para enviar ropa por correo

Veamos algunas recomendaciones de gran ayuda cuando se va a enviar ropa por correo o mensajería.

- AHORRAR ESPACIO

Algunas prendas pueden ser enrolladas para optimizar el espacio y poder preparar un envío con más ropa, como es el caso de las camisetas de algodón.

La colocación de la ropa en la caja es fundamental para aprovechar bien todo el espacio disponible y conseguir enviar más cantidad de ropa en un solo envío. Como comentamos anteriormente, planchar y doblar la ropa de forma adecuada es vital cuando el paquete debe contener múltiples prendas.

- PROTECCIÓN ANTIARRUGAS

Aunque la ropa vaya bien protegida durante el transporte, los movimientos y vibraciones evitables a los que se verá sometida pueden hacer que aparezcan arrugas. Para evitarlo, un truco interesante es utilizar papel de embalaje, como el de seda para cubrir bien las prendas, lo que minimizará las posibilidades de que se produzcan las antiestéticas arrugas.

-PROTECCIÓN CONTRA DESGARROS

Hay que tener en cuenta que la ropa puede contener elementos punzantes o con partes duras que pueden producir desgarros y daños en otras prendas del paquete, como por ejemplo la hebilla de un cinturón, o los botones metálicos de una camisa.

Proteger estos elementos antes de embalar el paquete es la clave para evitar que dañen otras prendas durante el transporte. Se pueden utilizar plástico de burbuja, papel de embalar o cinta para ello.

- PROTECCIÓN CONTRA EL AGUA

Aunque es difícil que ocurra puede darse el caso que un envío de ropa tenga que lidiar con la lluvia, o que sea mojado accidentalmente. Para evitar que la ropa se vea afectada en estos casos lo mejor es introducirla en bolsas de plástico antes de embalarlas, quedando así protegida ante el agua, y otros agentes externos como el polvo o la arena.

Y ahora que ya sabes todos los trucos sobre cómo embalar y enviar ropa, es hora de que realices una búsqueda en nuestro comparador de envíos y elijas el servicio que mejor te convenga, a qué esperas para empezar a enviar, con Packlink es fácil, seguro y rápido.

Enviar ropa de manera sencilla por correoEl envío de ropa por correo es una práctica habitual que realizan muchas personas, pero que muchas veces no se hace de la forma adecuada por lo que las prendasLeer más