Qué es el concepto de Última Milla

Este término, utilizado de un modo especial en el sector de los eCommerce, engloba todos los procesos relacionados con la calidad de la entrega final de un pedido online al cliente, y es uno de los conceptos más importantes dentro del sector de la logística.

Además, de todos los procedimientos que forman parte de la cadena logística del comercio electrónico, este es más crítico, ya que su consecución es esencial para las tiendas online y para cada uno de los eslabones, como la empresas de mensajería y, por descontado, para el cliente que ha realizado su compra.

En este panorama, el comercio y el responsable logístico se enfrentan a varios retos que exigen respuestas eficaces si quieren mantener una buena posición en el mercado.

Y es así porque la Última Milla no es un proceso aislado, sino que está compuesto de varias fases que marcarán el éxito final del proyecto. Comienza desde que el paquete llega al punto de distribución: el almacén. Allí deberá ser gestionado con una serie de medidas imprescindibles que aseguren las mejores prácticas para su manipulación, almacenamiento y posterior distribución.

Y en este sentido, la Última Milla se presenta como una oportunidad para mejorar la experiencia de compra de los clientes. De hecho, según las conclusiones de varios estudios del sector, un 55% de los compradores online aseguran que no volverían a comprar en una tienda en la que han tenido problemas con los envíos.

La ausencia del destinatario: el gran reto de Última Milla

La gestión de la paquetería sigue siendo un factor fundamental para el éxito del eCommerce, y un factor clave dentro de todo el proceso de la Última Milla.

De hecho, según el último estudio anual sobre Logística del eCommerce y Marketplaces de Packlink, en España, durante el 2019, 8 de cada 10 entregas se han efectuado en el primer intento previsto. Este dato ha crecido ligeramente con respecto a 2018, donde los productos finalizaban con éxito en la primera entrega con un porcentaje del 79%, frente al 82% actual.

También han mejorado las incidencias relacionadas con la ausencia del destinatario. Aunque este sigue siendo el principal problema con el que se enfrentan las compañías de comercio electrónico.

Tanto es así, que actualmente, de los paquetes que no se pueden entregar en un primer intento, los cuales tienen un porcentaje del 18%, sólo la mitad de estos no se pueden realizar con éxito porque el destinatario está ausente.

La siguiente causa (con el 46% de las incidencias) se debe al retraso en la entrega, que está totalmente ligado al hecho de no poder localizar al destinatario. La siguiente causas es la dirección incorrecta con un 11%.

Para dar una solución a este inconveniente, las agencias de transporte y mensajería pusieron en marcha los puntos de recogida. Conocidos también como puntos de conveniencia, son locales comerciales a pie de calle con unos amplios horarios de apertura, incluso durante los de fines de semana.

Actualmente, es un sistema al alza, no solo para la recogida de paquetes, sino que además, en caso de que la entrega sea contra reembolso, el comprador puede abonar su pedido en el mismo punto de recogida. Y si se trata de una devolución, es posible entregar directamente la mercancía allí mismo, y será el vendedor quien se encargue de su recepción.

Las ventajas de este servicio son claras y explican el auge de su crecimiento: los usuarios no están sujetos a un horario de entrega determinado y los vendedores ahorran costes al no tener que contar con los servicios de mensajeros, reduciendo al máximo los desplazamientos y los gastos ocasionados por este motivo.

Rapidez en la entrega: una máxima que nunca hay que olvidar

Dentro de las exigencias de la Última Milla, hay un factor esencial que siempre debemos tener en cuenta: las demandas de los compradores online cada vez son más estrictas, y los usuarios son impacientes. Así lo demuestran diversos informes sobre sus hábitos, que afirman que en su gran mayoría eligen la entrega al día siguiente de la compra como el método más habitual.

Varios estudios ponen de manifiesto además que un importante porcentaje de consumidores de productos de eCommerce están dispuestos a pagar más por disponer de mayores facilidades de envío. Entre las ventajas que consideran esenciales está la entrega inmediata, la posibilidad de acordar las horas de recogida y contar con más posibilidades: a domicilio y en puntos de entrega.

Estas demandas han generado importantes retos para el sector de la logística del comercio online, y las principales compañías se han lanzado a la carrera por ofrecer los mejores resultados.

Si un comprador necesita adquirir algo de manera urgente y considera que los plazos de envío no son los suficientemente rápidos, es más que probable que esa venta se pierda. Para evitar esto, nuestra recomendación es que ofrezcas siempre diferentes alternativas de transporte y de entrega, incluyendo siempre la opción de mensajería urgente. Esta es la estrategia que están adoptando las mayores tiendas y marketplaces de venta online.

Por ello, las medidas que los eCommerce deben integrar en su negocio tienen que estar encaminadas a conseguir entregas más rápidas, con mayor flexibilidad para el cliente y durante más días a la semana. El objetivo es alcanzar paulatinamente una meta: entregar en el mismo día a precios razonables para sus clientes.

Este término, utilizado de un modo especial en el sector de los eCommerce, engloba todos los procesos relacionados con la calidad de la entrega final de un pedido online al cliente, y es uno de los coLeer más