¿Puedo enviar comida por mensajería?

Conoce la normativa respecto al envío de alimentos por mensajería

¿Quién no ha echado de menos un buen aceite de oliva, miel, jamón ibérico, fabada, incluso un cacao en polvo, estando lejos de casa?  ¿Cuántas veces hemos pensado en pedir socorro a nuestra familia porque estamos de “antojo” esperando que al día siguiente te preparen una caja y te llegue rápido?

En este momento es cuando se plantean todas las dudas, ¿puedo enviar comida por mensajería?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que no se pueden enviar alimentos perecederos, existen servicios específicos para enviar comida que conservan la cadena de frío, para garantizar que lleguen en buenas condiciones, pero no los servicios convencionales de mensajería.

Podemos enviar alimentos no perecederos; pero ¿cómo diferenciar los alimentos perecederos de los no perecederos? Muy sencillo, aquí tienes un truco: fíjate bien cuando vas al supermercado donde están colocados los productos. Todo lo que esté en cámaras se considera perecedero, pues necesitará condiciones específicas de temperatura y humedad. Este es el primer filtro, el segundo también muy fácil, es la fecha de caducidad, todo producto que caduque en menos de 10 días se considerará perecedero.

Ahora que ya sabemos que enviar comida por mensajería tiene sus restricciones, debemos prestar mucha atención en cómo enviar alimentos dentro de una caja sin que se estropeen por el camino.

Para evitar sorpresas desagradables, te recomendamos que separes por categorías los productos, y entre éstas introduzcas material acolchado.  Por ejemplo, si vas a enviar comida en lata, puré de patatas, aceite, cacao en polvo, bricks de tomate frito, lo mejor es que en el fondo de la caja introduzcas la primera capa de material acolchado, encima de esta primera capa, las latas pues son las que más peso pueden soportar. Pero recuerda que pueden abollarse, así que cuanta más protección pongas entre ellas, mucho mejor.  El puré y el cacao en polvo envíalos sin la cajita de cartón, estas ocupan mucho espacio y suelen aplastarse. Mejor quítalas y deja los sobres, ahorrarás en el peso y volumen de la caja, y por tanto en el precio del envío. Los bricks y el aceite mételos por separado en bolsas (las del super son baratas y sirven perfectamente) y ciérralas con un buen nudo, de modo que, si toda la protección no fuese suficiente, no se manche todo lo demás.

Ahora que ya tienes todo clasificado y bien protegido, pesa y mide la caja. Packlink te ofrecerá el mejor precio para tu envío.

Conoce la normativa respecto al envío de alimentos por mensajería¿Quién no ha echado de menos un buen aceite de oliva, miel, jamón ibérico, fabada, incluso un cacao en polvo, estando lejos de casa?  ¿Leer más