Cómo superar la cuesta de enero

Todos los años, cuando el calendario pasa de página y nos encontramos ante nosotros con 365 nuevos días, hacemos promesas y nos llenamos de buenas intenciones. Ir al gimnasio, cuidarnos más, comer mejor, aprovechar bien el tiempo y cuidar más a nuestra gente son algunos de los propósitos más evocados.

Seguramente el año pasado te prometiste no gastar demasiado dinero en las fiestas navideñas ni hacer compras innecesarias. Desgraciadamente, las promesas no siempre se cumplen, y si este es tu caso, ahora estarás plantándote cómo superar la cuesta de enero de un modo llevadero.

Y no solo debes afrontar todo lo gastado en regalos, cenas y extras, sino contar con que todas las subidas que caracterizan este mes: facturas más elevadas, tasas, impuestos… por ello, enero es una de las fechas más odiadas del año y una de las que más desbarajusta nuestro bolsillo.

Para enfrentarte a esta situación, tienes la opción rápida: puedes quedarte debajo de edredón todo el mes, esperando a que sus 31 días pasen lo más rápidamente posible. Pero estamos convencidos de que la estrategia del avestruz no es una buena alternativa, al menos para este caso.

Por ello, te invitamos a que eches un vistazo a esta serie de consejos con los que te resultará más fácil empezar el año.

5 trucos para salir airoso de la cuesta de enero

1. Ojo con las rebajas

Sí. Resulta paradójico que la cuesta de enero esté llena de ofertas, promociones y descuentos. Pero así es. Y es difícil resistirse a darse un capricho cuando los precios han bajado y son irresistibles.

Ante esta tentación, solo tienes una salida: evita el consumismo desenfrenado. Valora las ofertas, compra únicamente aquello que realmente necesitas o quieres, sin despilfarrar. Si consigues pasar con éxito las rebajas de enero, menos empinada será la cuesta de febrero.

2. Elimina los gastos extra

Ahora que comienza el año, es el momento de plantarte cómo y en qué te estás gastando el dinero. Habrá gastos que no puedas evitar, pero seguro que otros sí.

Revisa tus facturas y párate a pensar si todos los servicios o productos por los que pagas están siendo utilizados realmente (la cuota del gimnasio al que nunca vas, la televisión de pago que nunca ves…). Y lo mismo ocurre con los pequeños gastos. Por reducidos que sean, si los limitas estarás ahorrando. Piensa por ejemplo si puedes prescindir de los dos cafés diarios que te tomas en la cafetería de al lado de casa o del trabajo. Suma lo que suponen al mes y a lo mejor decides eliminarlos hasta que tu bolsillo esté más desahogado.

3. Ahorra en el transporte

Si es posible, pon en funcionamiento tus piernas y sustituye el coche por un paseo, andando o en bicicleta. No solo ahorrarás, sino que te estarás regalando salud. En el caso de que la distancia u otros factores hagan imposible este propósito, apuesta por el transporte público o comparte coche siempre que puedas.

4. Reduce el consumo energético

Existen diversos gastos fijos, como el de la luz, agua o el gas, de los que no podemos prescindir. Pero sí hay medidas que puedes poner en práctica para disminuir su consumo y notarlo en las facturas.

Por ejemplo, pon la lavadora y el lavavajillas únicamente cuando estén llenos. Es importante también que optes por programas cortos y temperatura bajas. Evitar el despilfarro de agua a la hora de ducharse, controlar el gasto de electricidad apagando los aparatos eléctricos cuando no los estés utilizando o no pasarte con la calefacción son otros pequeños gestos que te ayudarán a que la cuesta de enero no sea tan empinada.

5. Planifica la cesta de la compra

Los gasto de alimentación se llevan gran parte de nuestro presupuesto mensual. Para evitar que las facturas sean interminables, empieza por poner en práctica estas pautas:

  • » Busca ofertas: los descuentos son tremendamente útiles si sabes cómo usarlos. No se trata de comprar promociones de 2×3 en todos los alimentos, sino de hacerlo con productos que realmente necesites y que no sean perecederos.
  • » Apuesta por productos de temporada: el precio de muchos alimentos se multiplica si los compras fuera de época.
  • » Compara precios: las diferencias son muy grandes y pueden marcar la diferencia de un gasto desmesurado en enero.
  • » Haz una lista: es el mejor modo de evitar las compras impulsivas.
Todos los años, cuando el calendario pasa de página y nos encontramos ante nosotros con 365 nuevos días, hacemos promesas y nos llenamos de buenas intenciones. Ir al gimnasio, cuidarnos más, comer mejLeer más